Categorías
Skin care

LOS 5 PARAMETROS QUE TE AYUDAN A CONOCER TU TIPO DE PIEL

La genética determina en gran parte el aspecto y tu tipo de piel. Pero los cambios hormonales, los malos hábitos alimenticios y los factores ambientales, inciden también en su aspecto final.

Por eso es tan importante identificar cuál es tu tipo de piel como primer paso para determinar cual es tu tratamiento facial adecuado.
En Ana Díaz disponemos de un servicio de diagnóstico facial que mide los parámetros con los que será fácil clasificar la piel.

Técnicamente podemos definir 5 parámetros que son los que indicarán cómo es nuestro tipo de piel.

  1. Hidratación: La cantidad de agua que tiene el estrato corneo de la piel.
  2. Grasa: Cantidad de sebo, se mide en la zona T, frente y nariz y en el resto de la cara.
  3. Elasticidad: Va a indicar la capacidad de retracción y este parámetro va a medir la flacidez de la piel y la tersura de la misma, esta define mucho el estado de envejecimiento de la piel.
  4. Pigmentación: Se mide el tono natural de la piel, sin estar expuesto al sol, por lo que será igualmente la sensibilidad al sol y sensibilidad a la aparición de manchas.
  5. Otros parámetros más concretos: Los dermo-analizadores, además de controlar estos parámetros también miden con una cámara ampliando el estado de la piel, la cantidad de corneocitos, el estado de descamación, por ejemplo, tamaño del poro, capilares…

Con estos parámetros podemos clasificar la piel en 5 tipos:

  • NORMAL: Presenta un aspecto mate, con un grosor medio, poro visible, tono rosado y tacto aterciopelado.
  • MIXTA: Es el tipo de piel más difícil de identificar, presenta mas grasa en la zona T (nariz, frente y barbilla) pero seca o normal en el resto de zonas. Es más gruesa en la zona media y además presenta el poro más dilatado.
  • GRASA: Se reconoce por una alta producción de grasa, presenta brillos y poro dilatado. Suele presentarse deshidratada o acnéica. Es una piel rugosa que tiende a la flacidez.
  • SECA: Presenta una baja producción de lípidos, con aspecto mate, piel delgada y tono apagado, con poro cerrado, textura áspera con líneas de expresión marcadas, este tipo de piel tiende arrugar con más facilidad.
  • SENSIBLE O INTOLERANTE: Piel muy fina y frágil, reacciona fácilmente a los cambios de temperatura o ambientales, se producen eritemas y picor con facilidad, es muy reactiva al agua y a los jabones y se suelen ver fácilmente los capilares.

Si tienes cualquier duda o consulta y no tienes claro cuÁl es tu tipo de piel te esperamos para asesorarte y darte el mejor consejo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *