Categorías
Parto

EPIDURAL, TODO LO QUE NECESITAS SABER

La epidural es una anestesia local, que se produce al introducir anestésicos locales y opiáceos por un catéter dirigido hasta el espacio epidural, con la finalidad de adormecer o insensibilizar la parte inferior del cuerpo (de cintura para abajo) y bloquear el dolor de las contracciones sin perder el tono muscular.

Esta anestesia es eficaz contra el dolor, la angustia y el estrés. Permite a la madre moverse y estar consciente, y puede utilizarse tanto para un pato vaginal como para un parto por cesárea. Además, mejora la oxigenación materna al disminuir la hiperventilación de la madre, que con frecuencia se produce durante las contracciones.

En general, se administra cuando se tienen contracciones intensas y de larga duración y existe una dilatación del cuello del útero por encima de los tres centímetros. A medida que avanza el parto, si aparece de nuevo dolor, se podrá administrar más anestésico a través del catéter.

¿QUÉ RIESGOS TIENE LA EPIDURAL?

  • Bajada de tensión arterial, especialmente al principio, por lo que hay que monitorizar a la madre y al bebé.
  • Es frecuente la aparición de temblores, picores y aumento de la temperatura, sobre todo en periodos muy largos de dilatación, así como dolor de espalda en la zona donde se introduce el catéter, que suelen desaparecer a los dos días.
  • A veces una parte del cuerpo queda sin analgesia suficiente, teniendo mayor sensibilidad al dolor en esta área durante las contracciones.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Daño a las raíces nerviosas, con entumecimiento o debilidad temporal de alguna pierna ( 1/1000) o de duración superior a 6 meses (1/13.000)
  • Infección epidural ( 1/50.000), o hematoma epidural ( 1/170.000).
  • Pérdida de conocimiento (1/100.000) o lesiones irreversibles, como una parálisis importante (1/250.000)

PREPARACIÓN FÍSICA PARA LA EPIDURAL

El parto requiere una gran preparación física que se se va a pedir que empuje con fuerza para que así el bebé pueda salir más fácilmente. Esto implica que se debe tener un gran control de la musculatura abdominal.

La musculatura abdominal ayuda al útero a expulsar al bebé y cuanto más efectivos sean los empujes menos tiempo tardará el bebé en salir.

Al decidirnos por un parto con epidural es importante que gocemos de una musculatura pélvica fuerte y que por ello se reduzca el trabajo de parto bajo.

Desde la Farmacia Ana Díaz te recomendamos practicar ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico desde principios del embarazo.

Si sigues teniendo alguna duda por favor no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *